Dos empresas del Grupo Alonso se acoge a la ley concursal por falta de ayudas públicas

Dos empresas del Grupo Alonso se acoge a la ley concursal por falta de ayudas públicas

Unión Minera del Norte (Uminsa) y Coto Minero Cantábrico, pertenecientes al grupo Alonso, se han declarado en preconcurso de acreedores ante un juzgado de lo Mercantil de Madrid. Las empresas, han justificado la medida por la decisión por parte del ministerio de Industria de denegar 49 millones de euros en ayudas (29,3 millones a Uminsa y 19,8 a Coto Minero) por impagos a la Seguridad Social. Según ambas empresas, la sanción de Industria, así como la reducción de la producción que pueden vender en 2013 y la impugnación por parte de las eléctricas de las cantidades, calidades y precios del carbón que están obligados a quemar, imposibilitan a ambas empresas colocar su producción, y, en consecuencia, obtener ingresos.

grupo-alonso-13

La notificación da un plazo de tres meses a las empresas para renegociar la deuda o concertar un convenio con los acreedores. Si no se ha llegado a un acuerdo pasado ese plazo, las sociedades estarán obligadas a presentar concurso de acreedores, el equivalente a la suspensión de pagos.

Además de la restricción de ayudas, sobre las cuentas de las mineras pesa la querella anunciada el pasado 19 de febrero por Hunosa, propiedad estatal en un 100%, que pretende dar una explicación a la desaparición de 528.000 toneladas de carbón, propiedad de Hunosa y almacenada en depósitos de Alonso bajo los términos del Almacenamiento Estratégico Temporal de Carbón, un programa por el cual la empresa pública adquiere mineral de las empresas privadas para venderlo posteriormente. El grupo Alonso justificó la desaparición del carbón (por valor de 46 millones) argumentando que eran “pérdidas por la lluvia”.

Ambas empresas, en las cuentas correspondientes a 2011 presentadas antes el Registro Mercantil, anunciaron beneficios: 3,3 millones de euros para Coto Minero, y 3,5 millones para Uminsa. El pasivo exigible de ambas sociedades ascendía a 108 millones de euros en el caso de Uminsa y 67,1 millones en CMC, en ambos casos sin contar provisiones a largo plazo.

El preconcurso del mayor grupo minero privado de España es una pieza más en el tira y afloja en el que se ha convertido el futuro del carbón en España. El Ministerio de Industria ya ha anunciado que en 2015, tres años antes de lo pactado con la UE, acabarán definitivamente las ayudas al mineral, tanto a las mineras para que lo produzcan como a las eléctricas para que lo utilicen. El comunicado insiste en que “no cabe de ningún modo” interpretar el preconcurso como una medida de presión, aunque se ha anunciado la misma tarde en la que representantes del sector se han reunido con el secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal.