Capítulo III Sindico de Reestructuracion

Bolivia - Ley de Reestructuracion Voluntaria

Capítulo II Procedimiento para reestructuracion SUMARIO Capítulo IV Junta de Acreedores

Artículo 18°.- (Principios generales) En el marco definido por la Ley Nº 2495 y el presente Reglamento, el Síndico de Reestructuración debe, con diligencia, lealtad y prudencia, impulsar la búsqueda del Acuerdo de Transacción entre deudor y acreedores,  auxiliar a los administradores y directivos en la gestión de la empresa y colaborar con las partes en la consideración del Plan de Reestructuración.  En el ejercicio de sus funciones el Síndico de Reestructuración actuará bajo la supervisión del Superintendente, quien podrá recabar del mismo la emisión de informes sobre las actuaciones desarrolladas.  El Síndico de Reestructuración no representa los intereses del deudor ni de los acreedores y ejerce sus funciones con absoluta imparcialidad e independencia, sus opiniones serán emitidas en forma libre e irrestricta y estarán orientadas a cumplir con los fines previstos en la Ley Nº 2495, respetando en todo momento los principios de ética profesional, de transparencia y confidencialidad.
La evaluación que el Síndico de Reestructuración efectúe del Plan de Reestructuración presentado por el deudor, las alternativas que proponga y las opiniones que en general emita para mejorar el mismo, no son vinculantes ni obligatorias para la Junta de Acreedores.
El Síndico de Reestructuración se encuentra obligado a desempeñar sus funciones en el marco de la Ley Nº 2495 y el presente Reglamento y, será responsable civil y penalmente por el ejercicio de sus funciones.

Artículo 19°.- (Requisitos)

I. La designación del Síndico de Reestructuración podrá recaer en toda persona natural que cumpla los siguientes requisitos:

I. Se encuentre en pleno ejercicio de su capacidad de obrar, conforme a la ley civil.
II. Tenga título universitario.
III. Tenga experiencia de tres (3) años en el desempeño profesional vinculado con la gestión empresarial.
IV. Haya sido habilitado e inscrito en el Registro de Síndicos de Reestructuración de la Superintendencia, de acuerdo al procedimiento que ésta establezca mediante Resolución Administrativa. Dicha habilitación será válida para todo el territorio nacional.

II. No podrán ser Síndicos de Reestructuración:

I. Los miembros de los Poderes del Estado, los Concejales Municipales, los directores y ejecutivos de las entidades autónomas, autárquicas, desconcentradas y los servidores públicos en general.
II. Los que hubieran sido declarados, conforme a procedimientos legales, culpables de delitos o responsables de quiebras, por culpa o dolo, en las sociedades en general.
III. Los que tengan conflicto de intereses.
IV. Los inhabilitados para ejercer el comercio.
V. Los que tengan sentencia ejecutoriada por la comisión de delitos comunes o delitos contra el Estado.

Artículo 20°.- (Designacion) El Síndico de Reestructuración será designado por el Superintendente, mediante sorteo aleatorio por medio electrónico de la Lista de Síndicos de Reestructuración inscrito en el Registro de la Superintendencia. Dicho sorteo se efectuará en acto público, inmediatamente después de presentada la solicitud de acuerdo a lo dispuesto en el Segundo Párrafo del Artículo 7° del presente Reglamento. Se excluirán del sorteo aquellos Síndicos de Reestructuración que al momento de verificarse un sorteo estén actuando en un Proceso de Reestructuración o Liquidación.  En caso de la designación de un nuevo Síndico de Reestructuración por remoción o renuncia del anterior, se aplicará el procedimiento descrito en el párrafo precedente.

Artículo 21°.- (Ejercicio) El ejercicio del cargo de Síndico de Reestructuración es voluntario y remunerado. El profesional designado podrá aceptar o excusarse por justa causa dentro de las veinticuatro (24) horas siguientes a la notificación con su nombramiento.  El Síndico de Reestructuración solo podrá renunciar al desempeño de sus funciones por justa causa ante el Superintendente. El Síndico de Reestructuración renunciante debe seguir en el ejercicio de sus funciones hasta que sea reemplazado.  A estos efectos, se entenderá por justa causa:

1. Motivos personales o familiares que imposibiliten de forma total para el desempeño transitorio de las funciones propias del Síndico de Reestructuración.
2. Motivos de índole profesional que pudieran comprometer el desempeño adecuado de las funciones del Síndico de Reestructuración.
3. Cualquier otra debidamente justificada cuando así lo aprecie el Superintendente.  La remuneración del Síndico de Reestructuración correrá a cargo de la empresa sometida al proceso de reestructuración y la efectuará la Superintendencia, en base a un arancel público que será establecido y aprobado por el Superintendente con anterioridad al primer nombramiento. Para la fijación del arancel, se podrá considerar entre otros, el monto de los créditos registrados, de acuerdo a lo dispuesto en el Artículo 15° del presente Reglamento.

Artículo 22°.- (Incompatibilidades) Bajo pena de nulidad de sus actuaciones y sin perjuicio de la responsabilidad civil y penal a que diere lugar, no podrá ejercer el cargo de Síndico de Reestructuración en un proceso específico:

1. Quien tuviera una relación de vinculación con la empresa en los términos establecidos en el Artículo 28° del presente reglamento.
2. Quien fuera titular de créditos vinculados.
3. Quien hubiera prestado servicios profesionales en la empresa en los dos últimos años.
4. Quien tenga o hubiera tenido vinculación, en los dos últimos años, con la competencia de la empresa sometida a reestructuración.

Artículo 23°.- (Causales de remocion del Sindico de Reestructuracion) El Síndico de Reestructuración podrá ser removido por el Superintendente o a solicitud justificada de la Junta de Acreedores, por:

1. No cumplir lo establecido en la Ley Nº 2495 y las disposiciones del presente Reglamento.
2. No desempeñar adecuadamente el cargo o por no cumplir con sus obligaciones y deberes señalados, sin perjuicio de aplicarse las sanciones correspondientes y responder de los perjuicios ocasionados.
3. Interferir de manera evidente en el buen funcionamiento de la Junta de Acreedores.
4. No cumplir con el Estatuto de Síndico de Reestructuración aprobado por la Superintendencia.  La remoción estará sujeta al procedimiento establecido en el Estatuto del Síndico de Reestructuración aprobado por la Superintendencia.  La remoción deberá ser resuelta por el Superintendente, en el plazo máximo de dos (2) días hábiles de presentada la solicitud por la Junta de Acreedores.

Artículo 24°.- (Facultades) Para facilitar el desarrollo del proceso de reestructuración, el Síndico de Reestructuración podrá solicitar y recomendar a la Junta de Acreedores la contratación de profesionales especializados para el cumplimiento de tareas específicas, las mismas que se desarrollarán en el plazo determinado por ella, y cuyas remuneraciones se harán con cargo a las provisiones establecidas para tal fin por la empresa.

Artículo 25°.- (Deber de colaborar) Para cumplir con los fines de la Ley Nº 2495 y el presente Reglamento, toda persona, institución o dependencia, pública o privada, debe colaborar al Síndico de Reestructuración, proporcionando la información que requiera. Dicha información deberá ser tratada y considerada de acuerdo a lo dispuesto por el Artículo 2° del presente Reglamento.

Artículo 26°.- (Domicilio) El domicilio del Síndico de Reestructuración será el domicilio del deudor, el mismo que debe proporcionarle las instalaciones, mobiliario, equipo y demás facilidades necesarias para el buen desempeño de sus funciones.

Artículo 27°.- (Desarrollo de funciones) De conformidad con lo establecido en el Artículo 8° de la Ley Nº 2495, son funciones del Síndico de Reestructuración las siguientes:

1. Convocar y presidir la Junta de Acreedores, sin derecho a voto, propiciando la consecución de acuerdos entre el deudor y los acreedores.
2. Impulsar el procedimiento establecido en la Ley Nº 2495 y el presente Reglamento, disponiendo de oficio las medidas que sean necesarias a tal efecto.
3. Agilizar el procedimiento y cuando sea necesario, colaborar a los directivos y administradores en la gestión ordinaria de la empresa.
4. Informar al Superintendente de las actuaciones realizadas.
5. Efectuar la verificación y compulsa de la información registrada en los libros y documentos del deudor y, en su caso, de los acreedores, pudiendo valerse de los elementos y procedimientos que estime necesarios. Para ello, verificará que la información aportada por el deudor en la solicitud de apertura del procedimiento es coherente y concordante con los registros contables y administrativos del deudor, debiendo comunicar al Superintendente del resultado de su trabajo.
6. Evaluar las solicitudes de registro de créditos y la documentación que acompaña a las mismas, informando al Superintendente sobre el resultado de dicha evaluación. El informe motivado y fundamentado será emitido para cada uno de los créditos.
7. Evaluar el Plan de Reestructuración, opinar sobre su consistencia y, en su caso, proponer alternativas a la Junta de Acreedores para mejorar el mismo.  Una vez que se haya dado cumplimiento a lo establecido en el Artículo 38° del presente Reglamento, concluyen las funciones del Síndico de Reestructuración.

Capítulo II Procedimiento para reestructuracion SUMARIO Capítulo IV Junta de Acreedores