Título final

Chile - Ley de quiebras - Ley N° 18175

Título XV – De la cesión de bienes Sumario Artículos transitorios

 

 

Artículo 256.- Derógase la Ley N° 4.558, sobre Quiebras, cuyo texto refundido fue fijado por decreto supremo N° 1.297, del Ministerio de Justicia, de 23 de Junio de 1931.

Artículo 257.- Deróganse los artículos 91 y 188 del decreto ley N° 830, de 1974, que aprobó el Código Tributario, y los decretos leyes N°s. 1.509, de 1976 y 2.379, de 1978.

Artículo 258.- Suprímese, en el inciso primero del artículo 32 del decreto con fuerza de ley N° 263, de 1953, la frase “por las Sindicaturas de Quiebras”.

Artículo 259.- Sustitúyese el artículo 835 del Código de Comercio por el siguiente:

“Artículo 835.- Son créditos privilegiados sobre la nave o su precio:

1.- La prima de aviso, gratificación y costos de salvataje y salvamento, los gastos de pilotaje y practicaje;

2.- Todas las deudas que durante el último viaje hubiere contraído el capitán en beneficio de la nave con el objeto de satisfacer cualquiera necesidad urgente e inevitable, inclusas las causadas por la toma de víveres a los pasajeros y las provenientes de la venta de una parte del cargamento hecho con el indicado objeto, y

3.- Las indemnizaciones debidas por el valor de las mercaderías cargadas y no entregadas y por las averías sufridas por culpa del capitán o de la tripulación y de las que se deban al pasajero en razón de los objetos introducidos a la nave y puestos al cuidado del capitán.”.

Artículo 260.- Introdúcense las siguientes modificaciones a la Ley N° 4.702, sobre Compraventa de Cosas Muebles a Plazo:

1.- Reemplázase el inciso segundo del artículo 20 por el siguiente:

“Desempeñará el cargo de depositario provisional y definitivo, el martillero que el juez designe en el mandamiento de ejecución y embargo. No obstante, cuando la especie dada en prenda sea un elemento esencial de trabajo del deudor, indispensable para su sustento y de su familia, o sea un bien destinado al servicio público, desempeñará el cargo de depositario provisional y definitivo el propio deudor, bajo las responsabilidades que implica dicho cargo. Estas circunstancias las calificará el juez de la causa. No obstante, cuando la especie dada en prenda sea un vehículo motorizado, la designación de depositario provisional y definitivo será expresamente renunciable”.

2.- Reemplázase el inciso primero del artículo 22 por el siguiente:

“La venta de la cosa prendada se efectuará por medio de martillero designado por el juez, a costa del deudor. El remate no podrá efectuarse antes de los quince días siguientes a la notificación del mandamiento de ejecución”.

3.- Reemplázase el inciso tercero del artículo 29 por el siguiente:

“Cuando se ampliare el embargo, después de la realización de la prenda, se aplicará lo dispuesto en el inciso anterior, pero el cargo de depositario será desempeñado por el martillero designado por el juez para la subasta”.

4.- Sustitúyese el artículo 32 por el siguiente:

“Artículo 32.- En caso de quiebra del deudor el acreedor será pagado con el producto de la prenda, sin aguardar las resultas de aquélla, en la forma dispuesta en el artículo 149 de la Ley de Quiebras.”.

5.- Sustitúyese el artículo 37 por el siguiente:

“Artículo 37.- Sin perjuicio de la responsabilidad civil o penal que proceda en conformidad a las leyes, los depositarios serán castigados, en caso de negligencia grave, con multa de diez a veinte unidades tributarias.

Si se concertaren con el deudor, acreedor o terceros, para proporcionales alguna ventaja indebida, serán penados con presidio o relegación menores en cualquiera de sus grados e inhabilitación especial perpetua para el cargo de martillero.

Las disposiciones de este artículo no obstarán a las reclamaciones y medidas de orden administrativo que pudieren producirse.”

6.- Derógase el artículo 28.

Artículo 261.- Sustitúyese el artículo 2.472 del Código Civil por el siguiente:

“Artículo 2.472.- La primera clase de créditos comprende los que nacen de las causas que en seguida se enumeran:

1.- Las costas judiciales que se causen en el interés general de los acreedores;

2.- Las expensas funerales necesarias del deudor difunto;

3.- Los gastos de enfermedad del deudor. Si la enfermedad hubiere durado más de seis meses, fijará el juez, según las circunstancias, la cantidad hasta la cual se extiende la preferencia;

4.- Los gastos en que se incurra para poner a disposición de la masa los bienes del fallido, los gastos de administración de la quiebra, de realización del activo y los préstamos contratados por el síndico para los efectos mencionados;

5.- Las remuneraciones de los trabajadores y las asignaciones familiares;

6.- Las cotizaciones adeudadas a organismos de Seguridad Social o que se recauden por su intermedio, para ser destinadas a ese fin, como asimismo, los créditos del fisco en contra de las entidades administradoras de fondos de pensiones por los aportes que aquél hubiere efectuado de acuerdo con el inciso tercero del artículo 42 del decreto ley N° 3.500, de 1980;

7.- Los artículos necesarios de subsistencia suministrados al deudor y su familia durante los últimos tres meses;

8.- Las indemnizaciones legales y convencionales de origen laboral que correspondan a los trabajadores, que estén devengadas a la fecha en que se hagan valer y hasta un límite del equivalente a quince ingresos mínimos mensuales por trabajador. Por el exceso, si lo hubiere, se considerarán valistas;

9.- Los créditos del fisco por los impuestos de retención y de recargo.”.

Artículo 262.- Las disposiciones legales que hagan referencia a la Ley N° 4.558, que se deroga, se entenderán hechas a esta ley, en las materias a que dichas disposiciones se refieren.

Artículo 263.- A contar de la fecha de término de la existencia legal de la Sindicatura Nacional de Quiebras se entenderán destinados a la Fiscalía todos los bienes muebles e inmuebles que estén actualmente en uso o destinados a la referida Sindicatura.

Título XV – De la cesión de bienes Sumario Artículos transitorios