LIBRO SEGUNDO – Del procedimiento

Paraguay - Ley de quiebras – Ley N° 154

LIBRO PRIMERO – De las Quiebras
SUMARIO
LIBRO TERCERO – De la disposiciones varias.

Título I – De la competencia, de la intervención del agente fiscal, de las notificaciones, de la intervención y de los plazos.

Artículo 176º. Será competente para conocer de la convocación de acreedores y de la quiebra, el juez de primera instancia de la justicia común del lugar donde el deudor tuviere su negocio, su sede social, o su domicilio.

Si tuviere varios establecimientos, lo será el juez del lugar donde el deudor tenga la administración o negocio principal.

En el caso de que no tuviere ningún establecimiento, o no pudiese determinarse el lugar del asiento principal de sus negocios será competente el juez de su domicilio real o el del legal, en su caso.

Artículo 177º. Son de competencia del juez que entiende en la quiebra :

1. Las demandas contra el deudor respecto de sus bienes o contra la masa, aún las ya indicadas.

2. Las acciones a que se refiere la sección V, capítulo IV, título III del libro primero.

3. Las acciones emergentes del concordato homologado; y

4. Las acciones instauradas conforme a lo dispuesto en el Artículo 111

Artículo 178º. El agente fiscal será parte en los juicios de convocación y quiebra, a efecto de prevenir o perseguir todo dolo o fraude o violación de las disposiciones legales.

CAPITULO II – De las notificaciones.

Artículo 179º. Las resoluciones y providencias, salvo las excepciones previstas en esta ley, quedarán notificadas en la secretaría del juzgado o tribunal, en los días hábiles de cada semana que se designarán, posteriores a aquel en que se dictasen , o en el siguiente día hábil, si alguno de ellos resultare feriado. A efecto, el juzgado no tribunal fijará dos días de notificaciones por semana en la primera providencia que dictare en el juicio. No se considerará cumplida la notificación si el expediente no se encontrare en secretaría y se hiciere constar esta circunstancia en el libro que se llevará al efecto y que será destinado exclusivamente a los juicios de convocación de acreedores y de quiebra.

Artículo 180º. El juzgado o tribunal podrá disponer la notificación personal o por cédula de aquellas resoluciones que estimase conveniente.

Artículo 181º. El síndico, el agente fiscal, el deudor y los interesados en el juicio estarán obligados a comparecer en secretaría a los efectos legales, los días designados, desde el siguiente de su primera presentación al juzgado o del conocimiento que tuviesen de la convocación o de la quiebra. Se considerarán que los interesados tienen conocimiento desde la primera notificación expresa que hubiesen recibido o desde la fecha del vencimiento de las publicaciones respectivas.

No podrán alegar en ningún caso, que no tuviesen conocimiento de tales publicaciones.

CAPITULO III – De las publicaciones

SECCION I – De las publicaciones

Artículo 182º. Siempre que esta ley o el tribunal disponga que una resolución se notifique por edicto se entenderá, salvo disposición en contrario, que deben publicarse avisos por tres días consecutivos en un diario del asiento del juzgado. Si no lo hiciere, el juzgado designará el diario en que se hará la publicación. La notificación se entenderá hecha el día de la última publicación.

El edicto contendrá un extracto de la resolución pertinente.

SECCION II – Del Registro General de Quiebras.

Artículo 183º. Créase el Registro General de Quiebras ,que formará parte del Registro General de la Propiedad, en el cual se inscribirán los pedidos de apertura de juicios de convocación de acreedores y los siguientes autos :

1. De apertura de los juicios de convocación de acreedores ;

2. De desistimiento de las solicitudes de convocación o de quiebra,

3. De homologación de concordato;

4. De declaración de cumplimiento de concordato;

5. De anulación de concordato;

6. De declaración de quiebra

7. De revocación de quiebra;

8. De calificación de la conducta del fallido;

9. De rehabilitación

10. De revocación de la rehabilitación;

11. De clausura de los procedimientos, y

12. De reapertura del procedimiento de quiebra.

Artículo 184º. El juez comunicará de oficio al Registro General de Quiebras las resoluciones que deban ser inscriptas, el mismo día en que fueren dictadas. La comunicación se hará en duplicado; una de las copias será devuelta al juzgado de origen con constancia de la recepción, y quedará agregada al juicio respectivo. La otra será archivada y se transcribirá un extracto de la misma en el Registro correspondiente.

Artículo 185º. El registro General de Quiebras será público, y dará noticia o certificaciones de sus asientos a quien lo solicite

CAPITULO IV – De los plazos.

Artículo 186º. Los plazos establecidos por esta ley son perentorios, con las excepciones previstas en ella. Los determinados en día se entenderán de días hábiles. TITULO II – De los incidentes y de los recursos CAPITULO I – De los incidentes.

Artículo 187º. Establécese para los incidentes el procedimiento que sigue : Del escrito inicial del incidente y de los documentos presentados se correrá traslado por cinco días comunes a las partes interesadas en la cuestión. Se acompañará a este escrito como al de la contestación toda la prueba instrumental que obrare en poder de las partes: si ;estas no las tuvieren en disposición la designarán con toda exactitud expresando su contenido y el lugar en que se encontraran y ofrecerán las demás pruebas que se pretendieren producir. Evacuado el traslado o vencido el plazo sin que las partes lo hubieran hecho, el juez declarará la cuestión de puro derecho o abrirá la causa a prueba, por un plazo no mayor de quince días.

Las pruebas deberán ser producidas dentro de dicho plazo y el juzgado habilitará las audiencias que fueran necesarias para recibirlas. En los casos de admisibilidad de la prueba testifical, cada parte no podrá presentar más de siete testigo.

Artículo 188º. Declarada la cuestión de puro derecho o vencido el plazo de prueba, el juez pronunciará el fallo dentro de cinco días.

Artículo 189º. Se tramitarán como incidentes y con el procedimiento indicado en este capítulo :

1. La impugnación del concordato.

2. La demanda de anulación del concordato

3. El pedido de revocación del auto de quiebra

4. El pedido de verificación o de graduación de créditos no presentados en tiempo oportuno.

5. La acción de restitución o separación de cosas en poder del fallido o de la masa

6. La calificación de la conducta patrimonial del deudor.

7. La oposición al pedido de rehabilitación.

8. El pedido del síndico para proceder a la ocupación de los bienes en los casos mencionados en el

9. El pedido de remoción del síndico

10. El pedido de rescisión del contrato de locación mencionado en el inc. 2º. Del Artículo 95º.

11. El pedido de estimación del monto de los créditos por obligaciones que no sean de dar sumas de dinero.

Las demás acciones estarán a la tramitación que establezca las leyes de procedimientos, salvo disposición en contrario de esta ley.

Título II – De los recursos

SECCION I – Del recurso de reposición.

Artículo 190º. El recurso de reposición procede contra :

1. Toda providencia dictada sin sustanciación :

2. Los autos interlocutorios que causen gravamen irreparable cuando fueren dictados de oficio: y

3. Los autos interlocutorios que decidan incidentes dictados sin audiencia de parte contraria.

Artículo 191º. Se interpondrá el recurso dentro de los tres días siguientes al de la notificación de la resolución respectiva, y el escrito en que se deduzca consignará sus fundamentos: en caso contrario, se tendrá por no interpuesto el recurso.

Artículo 192º. El juez podrá resolver el recurso sin audiencia de la otran parte: en tal caso la resolución será recurrible. Si el juez ha sustanciado el recurso como audiencia de la otra parte, la resolución que caiga será irrecurrible.

Artículo 193º. El juez resolverá el recurso en el plazo de cinco días.

Artículo 194º. Cuando el recurso de reposición fuere deducido en audiencia deberá tramitarse y resolverse en la misma.

SECCION II – Del recurso de apelación

Artículo 195º. El recurso de apelación se otorgará de las resoluciones definitivas que pongan fin a la pretensión resistida, hagan imposible su continuación o importen la paralización del juicio o del incidente. Procederá contra los autos interlocutorios que resuelvan incidentes y causen gravamen irreparable, salvo lo dispuesto en el Artículo 192º.

Artículo 196º. El plazo para apelar será de tres días y se interpondrá por escrito o en el acto de la notificación, limitándose el apelante a la mera interposición del recurso. Si así no lo hiciere, se mandará devolver el escrito previa anotación de la fecha de su presentación que el secretario consignará en autos.

Artículo 197º. La apelación se otorgará siempre en relación y en el solo efecto devolutivo, salvo los casos en que esta ley disponga que lo que sea en ambos efectos.

Artículo 198º. En todos los casos en que se concediesen el recurso se mandará sacar testimonio en papel común o fotocopia de lo que el apelante señalase de los autos, con las adiciones que hiciese la contraparte, si la hubiere y las que el juez estimare necesarias.

Dicho testimonio será remitido al superior dentro de las veinticuatro horas siguientes a la última notificación que lo ordene, siendo responsable de ello el secretario del juzgado, quién lo entregará bajo recibo al secretario de la cámara correspondiente.

Artículo 199º. La resolución que recayese en segunda instancia causará ejecutoria.

Artículo 200º. La forma de tramitar el recurso en segunda instancia se regirá por las ;leyes que regulan la materia en el procedimiento civil.

SECCION III – Del recurso de nulidad

Artículo 201. El recurso de nulidad se otorgará de las resoluciones apelables :

1. Cuando hubiesen sido dictados con violación de la forma y solemnidad que prescriben las leyes.

2. Cuando hubiesen sido dictadas en virtud de un procedimiento en que se hubieran omitido las formas sustanciales del juicio : y

3. Cuando se hubiese incurrido en algún defecto de lo que por expresa disposición de la ley anulan las actuaciones.

Artículo 202. Las nulidades siempre se declararán a petición de parte. Solo serán declaradas de oficio :

1.Cuando esta ley expresamente autorice que lo sean : y

2. Cuando lesionen los derechos de defensa consagrados por la Constitución nacional. En este último caso podrán ser convalidadas por las partes afectadas.

Artículo 203º. La interposición del recurso de nulidad podrá hacerse independiente, conjunta o separadamente con el de apelación, en el cual se le considerarán implícito y regirá a su respecto lo dispuesto para este último.

SECCION IV – Del recurso de queja por apelación denegada Artículo

204º. Si el juez denegare el recurso de apelación o el de nulidad, la parte que se sintiere agraviada podrá recurrir directamente en queja al tribunal de apelación en lo civil y comercial, pidiendo que se le otorgue el recurso. En el mismo escrito expondrá las razones que le asisten para ello, so pena de tener por desierto el recurso.

Artículo 205º. Este recurso se interpondrá dentro de tres días de notificada la denegación. Con el escrito en que se lo interponga se acompañará copia simple de la providencia recurrida y los recaudos necesarios autenticados por el secretario, so pena de tener desierto el recurso.

Artículo 206º. Si lo juzgare necesario el tribunal de apelación pedirá informe al juez de la causa, quien en ningún caso remitirá al superior los autos, salvo que aquél excepcionalmente lo solicite.

Evacuado el informe el tribunal resolverá la queja sin otro trámite.

Si el recurso fuese concedido, regirá para su concesión y tramitación lo dispuesto a su respecto por las leyes procesales.

Artículo 207º. La queja interpuesta no suspende los efectos de la resolución.

SECCION V- Del recurso de queja por retardo de justicia.

Artículo 208º. El juez deberá resolver las pretensiones de las partes en los plazos legales una vez que se encuentren en estado de fallo. Transcurrido esos plazos, el juez podrá ser requerido por cualquiera de los interesados.

Pasado diez días desde el urgimiento sin que el juez se haya pronunciado, el interesado podrá recurrir en queja ante el tribunal superior acompañando copia del escrito de urgimiento con constancia del día y hora de su presentación, autenticada por el secretario.

Artículo 209º. El tribunal superior dispondrá, previo informe del juez, que éste administre justicia dentro del plazo de diez días, si la petición es fundada; si así no lo hiciere, el interesado podrá denunciarlo ante la Corte Suprema de Justicia.

Título III – De la sindicatura general de quiebra.

CAPITULO I – De las disposiciones generales.

Artículo 210º. Créase la sindicatura general de quiebras como organismo auxiliar de la Corte Suprema de Justicia.

Constituye su función principal administrar y realizar los bienes de las personas que sean declaradas en quiebras, liquidar y pagar sus deudas, y desempeñar las funciones que le encomiende esta ley.

Artículo 211º. La sindicatura general de quiebras con asiento en la Capital, será ejercida por un funcionario con el título de síndico general y por agentes con el título de síndicos.

El síndico general deberá ser paraguayo, abogado, haber cumplido treinta años de edad y ejercido la profesión o desempeñado la magistratura judicial durante cinco años como mínimo. Será nombrado por el Poder Ejecutivo a propuesta en terna de la Corte Suprema de Justicia; durará cinco años en sus funciones y podrá ser reelecto.

Artículo 212º. Los síndicos, cuyo número será fijado periódicamente por la Corte Suprema de Justicia, serán nombrados por ésta en consulta con el síndico general. Los síndicos deberán ser de nacionalidad paraguaya, haber cumplido veinticinco años de edad, poseer título de abogado o de doctor en ciencias económicas o de licenciado en ciencias contables y administrativas, y ejercido las respectivas profesión o la magistratura judicial durante tres años como mínimo. Durarán un año en sus funciones y podrán ser reelectos.

Artículo 213º. Los abogados cuyos servicios sean eventualmente necesarios, los expertos en contabilidad o de otra índole y los demás funcionarios auxiliares que se requieran en casos determinados, serán contratados para cada caso por la Corte Suprema de Justicia a propuesta del síndico general y remunerados por la masa.

Artículo 214º. Los empleados y obreros que sean necesarios para la realización de los bienes, su conservación o traslado, serán contratados temporalmente y para cada caso por el síndico interviniente, con autorización del juez de la quiebra y remunerados por la masa.

Artículo 215º. Los sueldos del síndico general, de los síndicos y demás funcionarios permanentes serán establecidos en el presupuesto general de la Nación.

El síndico general tendrá la categoría presupuestaria equivalente a la de miembro de tribunal de apelación, y los síndicos, a la juez de primera instancia.

Artículo 216º. El juez designará como síndico de la convocación de acreedores o de la quiebra al propuesto por el síndico general.

Artículo 217º. El síndico general tendrá la dirección superior y la responsabilidad del buen funcionamiento de la institución, e impartirá al personal de su dependencia las instrucciones generales y particulares, de las que no se podrá adaptar sin consulta previa.

El síndico general podrá siempre intervenir directa y personalmente en cualquier convocación o quiebra, caso en el cual tendrá en el juicio respectivo los mismos derechos y obligaciones que el síndico actuante.

Con la intervención directa del síndico general, cesará la del síndico interviniente mientras dure la de aquél.

Artículo 218º. En caso de impedimento, el síndico general será sustituido por el fiscal general del Estado.

Artículo 219º. El síndico general velará porque los concursos y quiebras se tramiten rápida y correctamente, y mantendrá un cuidadoso control sobre el movimiento de fondos. Los síndicos deberán presentarles informes mensuales sobre la actividad que desarrollen y el estado de los juicios en que intervengan.

Artículo 220º. En conocimiento de faltas o mal desempeño de los síndicos o del personal de su dependencia, el síndico general corregirá los defectos y abusos que comprobase. En casos graves, podrá suspender a cualquier funcionario de la sindicatura, inclusive a los síndicos. Si éstos estuvieren actuando en algún juicio, propondrá al juzgado un sustituto. La designación de éste se hará por el juzgado, en la misma forma en que se hizo la del sustituto.

CAPITULO II – De los síndicos.

Artículo 221º. El síndico será parte esencial en los juicios de convocación de acreedores y de quiebra, y actuará en defensa de los intereses generales de los acreedores, y protegerá los derechos del fallido en cuanto pudiera ser de interés de la masa, sin perjuicio de las facultades de los acreedores y del fallido, en los casos determinados por la ley.

Artículo 222º. No podrá ser síndico del juicio el que fuese pariente dentro del cuarto grado, inclusive, de consanguinidad o afinidad del convocatorio o fallido, o de los directores, administradores o gerentes del deudor.

Artículo 223º. El deudor y los acreedores podrán reclamar ante el síndico general o ante el juez que entendiese en la causa, la corrección de cualquier error, negligencia o abuso del síndico, sin perjuicio de las acciones que les correspondieran contra el síndico.

Artículo 224º. La remoción de los síndicos procederá por resolución judicial pronunciada en trámite sumario, a petición del síndico general, del deudor o de cualquiera de los acreedores, por faltas graves o mal desempeño de sus funciones.

Serán consideradas causas de remoción.

1. Impericia o negligencia grave en el desempeño de sus funciones.

2. Colusión con el deudor o con alguno de los acreedores.

3. Inteligencia con terceros en perjuicio de la masa o del deudor.

4. Adquisición directa o por interpósita personal de algún bien de la quiebra; y

5. Cualquier fraude o intento de fraude, o falta de cumplimiento de cualquiera de las obligaciones que le impongan esta ley con la cual pueda perjudicar a la masa o al deudor.

Artículo 225º. Ejecutoria la sentencia de remoción, se elevarán los antecedentes a la Corte Suprema de Justicia para que proceda a la destitución del síndico.

Ejecutoriada la resolución del juzgado que rechace de remoción del síndico no se podrá volver a plantear la remoción por los mismos hechos.

Título IV – De las normas especiales.

CAPITULO I – De las pequeñas quiebras.

Artículo 226º. Cuando el activo del deudor no exceda de cincuenta mil guaraníes y su pasivo de doscientos mil guaraníes, o de las sumas que periódicamente fuesen fijadas por acordadas de la Corte Suprema de Justicia, se aplicará al concurso el régimen de esta ley con las siguientes normas :

1. El procedimiento establecido para la convocación será un preliminar obligatorio de la quiebra, ya se trate de deudor civil o comerciantes.

2. Para la aceptación de un concordato bastará la mayoría de votos acreedores presentes que representen la mayoría de capital, computados en la forma establecida en el Artículo 46. El concordato podrá disponer una quita hasta el 70% y un plazo máximo de espera de dos años ; y

3. Bastará que las publicaciones de edicto ordenadas por esta ley se hagan en un diario de gran circulación.

Artículo 227º. Si antes de aprobado el concordato se comprobare que se han superado los límites determinados en el Artículo anterior, se aplicarán las disposiciones comunes a las demás clases de concurso.

CAPITULO II – De la quiebra de las empresas de servicios públicos.

Artículo 228º. La declaración de quiebra de una empresa unipersonal o societaria que presta un servicio público, no interrumpirá el servicio de que se trate.

No obstante, podrán suspenderse en tales empresas las obras que estuviesen en construcción, siempre que esta suspensión no cause perjuicio al funcionamiento regular de la parte que se encuentre en explotación.

Artículo 229º. Notificada la quiebra a la persona de derecho público concedente del servicio, designará ésta un interventor que le represente y asista a la ocupación e inventario de los bienes de la empresa fallida, realizados por el síndico. Tendrá este derecho aunque no fuese acreedora.

Artículo 230º. La explotación de la empresa continuará bajo la dirección del síndico y con el contralor del interventor nombrado según lo dispuesto en el Artículo anterior. El juzgado nombrará un consejo asesor formado por un representante de la empresa fallida, otro de los acreedores, otro del personal de la empresa, bajo la presidencia del interventor ya designado. Los acreedores designarán al miembro que haya de representarlos en asamblea convocada y presidida por el juez de la quiebra, por simple mayoría de votos presentes, que presente mayoría de capital. Si se dividiere la mayoría entre los votados, el juez designará al que haya reunido mayor suma de capital.

Artículo 231º. El síndico procederá en época oportuna a la liquidación y aplicará a las disposiciones de esta ley en lo que fuese posible.

LIBRO PRIMERO – De las Quiebras
SUMARIO
LIBRO TERCERO – De la disposiciones varias.