Título Octavo La Cooperación en los Procedimientos Internacionales

Rep. Dominicana - Ley de reestructuración mercantil o liquidación judicial de empresas en la república dominicana

Título Séptimo Disposiciones Diversas SUMARIO Título Noveno Rol de la Centro de Reestructuración Mercantil de la Cámara de Comercio

Capítulo I Disposiciones Generales

Artículo 293 – Para los fines de este título:

I) Por Procedimiento Extranjero se entenderá el procedimiento, ya sea judicial o administrativo, incluido el de índole provisional, que se siga en un Estado extranjero con arreglo a una ley relativa a la insolvencia o quiebra del deudor y en virtud del cual los bienes y empresas del deudor queden sujetos al control o a la supervisión determinada por la ley extranjera, a los efectos de su Reestructuración o Liquidación;

II) Por Procedimiento Extranjero Principal se entenderá el Procedimiento Extranjero que se siga en el Estado donde el deudor tenga el centro de sus principales intereses;

III) Por Procedimiento Extranjero no Principal se entenderá un Procedimiento Extranjero que se siga en un Estado donde el deudor tenga un establecimiento de los descritos en el numeral VI) de este artículo;

IV) Por Representante Extranjero se entenderá la persona o el órgano, incluso el designado a título provisional, que haya sido facultado en un Procedimiento Extranjero para administrar la reestructuración o la liquidación de los bienes o empresas del deudor o para actuar como representante del Procedimiento Extranjero;

V) Por Tribunal Extranjero se entenderá la autoridad judicial o de otra índole que sea competente a los efectos del control o la supervisión de un Procedimiento Extranjero, y

VI) Por Establecimiento se entenderá todo lugar de operaciones en el que el deudor ejerza de forma no transitoria una actividad económica con medio humanos y bienes o servicios. Artículo 294 – Las disposiciones de este título serán aplicables a los casos en que:

V) Un Tribunal Extranjero o un Representante Extranjero solicite asistencia en la República Dominicana en relación con un Procedimiento Extranjero;

VI) Se solicite asistencia en un Estado extranjero en relación con un procedimiento que se esté tramitando con arreglo a esta Ley;

VII) Se estén tramitando simultáneamente y respecto de un mismo deudor un Procedimiento Extranjero y un procedimiento en la República Dominicana con arreglo a esta Ley; o

VIII) Los acreedores u otras personas interesadas, que estén en un Estado extranjero, tengan interés en solicitar la apertura de un procedimiento o en participar en un procedimiento que se esté tramitando con arreglo a esta Ley.

Artículo 295 – Las disposiciones de este título se aplicarán cuando no se disponga de otro modo en los tratados internacionales de los que República Dominicana sea parte, y siempre que exista reciprocidad internacional.

Artículo 296 – Las funciones a las que se refiere este título, relativas al reconocimiento de Procedimientos Extranjeros y en materia de cooperación con Tribunales Extranjeros serán ejercidas de acuerdo con las disposiciones de esta Ley, por el tribunal, el Centro de Reestructuración Mercantil de la Cámara de Comercio o la persona que estos últimos designen.

Artículo 297 – El Verificador, el Conciliador o el Liquidador, estarán facultados para actuar en un Estado extranjero, en la medida en que lo permita la ley extranjera aplicable, en representación de un procedimiento de reestructuración mercantil o Liquidación Judicial que se haya abierto en la República Dominicana de acuerdo con esta Ley.

Artículo 298 – Nada de lo dispuesto en este título podrá interpretarse en un sentido que sea contrario a lo dispuesto en esta Ley, o de cualquier manera que sea contrario a los principios fundamentales de derecho imperantes en la República Dominicana. En consecuencia, el tribunal, el Centro de Reestructuración Mercantil de la Cámara de Comercio, el Verificador, el Conciliador o el Liquidador, se negarán a adoptar una medida, cuando ésta sea contraria a lo dispuesto por la Ley o pudiera violar los principios mencionados.

Artículo 299 – Nada de lo dispuesto en este título limitará las facultades que pueda tener el juez, el Centro de Reestructuración Mercantil de la Cámara de Comercio, el Verificador, el Conciliador o el Liquidador para prestar asistencia adicional al Representante Extranjero con arreglo a otras disposiciones legales vigentes en la República Dominicana.

Artículo 300 – En la interpretación de las disposiciones de este título habrán de tenerse en cuenta su origen internacional y la necesidad de promover la uniformidad de su aplicación y la observancia de la buena fe.

Capítulo II Acceso de los Representantes y Acreedores Extranjeros a los Tribunales Dominicanos

Artículo 301 – Sujeto a las disposiciones de esta Ley, todo Representante Extranjero estará legitimado para comparecer directamente ante los tribunales dominicanos en los procedimientos que regulados por esta Ley.

Artículo 302 – El solo hecho de la presentación de una solicitud por un Representante Extranjero ante un tribunal dominicano con arreglo a las disposiciones de este título no supone la sumisión de éste, ni de los bienes y negocios del deudor en el extranjero, a la jurisdicción de los tribunales dominicanos para efecto alguno que sea distinto de la solicitud.

Artículo 303 – Todo Representante Extranjero estará facultado para solicitar la apertura de un procedimiento con arreglo a esta Ley, ya sea ante el tribunal o ante el Centro de Reestructuración Mercantil de la Cámara de Comercio, si por lo demás se cumplen las condiciones para la apertura de ese procedimiento.

Artículo 304 – El reconocimiento de un Procedimiento Extranjero faculta al Representante Extranjero para participar en cualquier procedimiento abierto con arreglo a esta Ley.

Artículo 305 – Salvo lo dispuesto en Párrafo I de este artículo, los acreedores extranjeros gozarán de los mismos derechos respecto de la apertura y participación en un procedimiento regido por esta Ley que los acreedores nacionales.

Párrafo I. Lo dispuesto en este artículo no afectará el orden de prelación de los créditos, salvo que no se asignará a los créditos de acreedores extranjeros una prelación inferior a la de los acreedores quirografarios, a menos que a los acreedores quirografarios nacionales en iguales circunstancias corresponda una clasificación inferior.

Artículo 306 – Siempre que con arreglo a esta Ley se haya de notificar algún procedimiento a los acreedores que residan en la República Dominicana, esa notificación deberá practicarse también a los acreedores extranjeros de los que se tenga conocimiento, cuyo domicilio sea conocido, y que no tengan un domicilio dentro del territorio nacional. El tribunal podrá ordenar que se tomen las medidas legales pertinentes a fin de notificar a todo acreedor cuyo domicilio aún no se conozca.

Párrafo I. La notificación deberá practicarse a cada uno de los acreedores extranjeros por separado, a no ser que el tribunal, en su caso, considere que alguna otra forma de notificación sea más adecuada en las circunstancias del caso. No se requerirá carta rogatoria ni ninguna otra formalidad similar.

Párrafo II. Cuando se haya de notificar a los acreedores extranjeros la apertura de un procedimiento, la notificación, además, deberá:

I) Señalar un plazo de cuarenta y cinco días calendario para la declaración de los créditos e indicar el lugar en el que se haya de efectuar esa declaración;

II) Indicar si los acreedores con créditos garantizados necesitan declarar sus créditos; y

III) Contener cualquier otra información requerida para esa notificación conforme a las leyes dominicanas, reglamentos y decisiones judiciales aplicables.

Capítulo III Reconocimiento de un Procedimiento Extranjero y Medidas Otorgables

Artículo 307 – El Representante Extranjero podrá solicitar al tribunal el reconocimiento del Procedimiento Extranjero en el que haya sido nombrado. Toda solicitud de reconocimiento deberá presentarse acompañada de:

I) Un certificado expedido por el Tribunal Extranjero en el que se acredite la existencia del Procedimiento Extranjero y el nombramiento del Representante Extranjero, o

II) En ausencia de una prueba conforme a los numerales I) y II), cualquier otra prueba admisible por el juez de la existencia del Procedimiento Extranjero y del nombramiento del Representante Extranjero, con la condición de presentar posteriormente por lo menos una de las condiciones del acápite I) o del acápite II).

Párrafo I. Toda solicitud de reconocimiento deberá presentarse acompañada de una declaración en la que se indiquen debidamente los datos de todos los Procedimientos Extranjeros abiertos respecto del deudor de los que tenga conocimiento el Representante Extranjero.

Párrafo II. Todo documento presentado en idioma extranjero en apoyo de una solicitud de reconocimiento debe ser acompañado de su traducción oficial al español.

Párrafo III. Igualmente, se deberá expresar el domicilio del deudor para el efecto de que se le emplace con la solicitud. El procedimiento se tramitará como incidente entre el Representante Extranjero y el deudor, con intervención, según sea el caso, del Verificador, el Conciliador o el Liquidador.

Párrafo IV. Los documentos que sean presentados en apoyo de la solicitud de reconocimiento se pueden presumir como auténticos, estén o no legalizados. Asimismo, si la resolución o el certificado de los que se trata en el numeral II) de este artículo indican que el procedimiento extranjero es un procedimiento en el sentido del numeral I) del artículo 293 y que el representante extranjero es una persona o un órgano en el sentido del numeral V) del artículo 293, se podrá presumir que ello es así.

Artículo 308 – Salvo prueba en contrario, se presumirá que el domicilio social del deudor o su residencia habitual, si se trata de una persona física, es el centro de sus principales intereses.

Párrafo I: Entendiéndose el centro de sus principales intereses como el lugar en donde el deudor conduce la administración de sus intereses en bases regulares y aceptadas por los terceros.

Artículo 309 – Salvo lo dispuesto en el Artículo 298 se otorgará reconocimiento a un Procedimiento Extranjero cuando:

I) El Procedimiento Extranjero sea un procedimiento en el sentido del numeral I) del Artículo 293;

II) El Representante Extranjero que solicite el reconocimiento sea una persona o un órgano en el sentido del numeral IV) del citado Artículo 293;

III) La solicitud cumpla los requisitos del Artículo 307; y

IV) La solicitud haya sido presentada ante el tribunal competente.

Párrafo I. Se reconocerá el Procedimiento Extranjero:

I) Como Procedimiento Extranjero Principal, si se está tramitando en el Estado donde el deudor tenga el centro de sus principales intereses, o

II) Como Procedimiento Extranjero no Principal, si el deudor tiene en el territorio del Estado del foro extranjero un Establecimiento en el sentido de la fracción VI) del mencionado Artículo 293.

Artículo 310 – La solicitud de reconocimiento de un Procedimiento Extranjero deberá ser decidida por el tribunal en un plazo de quince (15) días.

Artículo 311 – A partir del momento en que se presente la solicitud de reconocimiento de un Procedimiento Extranjero, el Representante Extranjero informará sin demora al tribunal:

I) Todo cambio importante en la situación del Procedimiento Extranjero reconocido o en el nombramiento del Representante Extranjero; y

II) Todo otro Procedimiento Extranjero que se siga respecto del mismo deudor y del que tenga conocimiento el Representante Extranjero.

Artículo 312 – Desde la presentación de una solicitud de reconocimiento hasta que se resuelva esa solicitud, el tribunal podrá, a solicitud del Representante Extranjero y cuando las medidas sean necesarias y urgentes para proteger los bienes del deudor o los intereses de los acreedores, otorgar medidas precautorias, incluidas las siguientes:

I) Suspender toda medida de ejecución contra los bienes del deudor;

II) Designar a un administrador o guardián de todos o de parte de los bienes del deudor que se encuentren en el territorio nacional, para proteger y preservar el valor de aquellos que, por su naturaleza o por circunstancias concurrentes, sean perecederos, susceptibles de depreciación, o estén amenazados por cualquier otra causa, pudiendo dicha designación recaer en el Representante Extranjero, y

III) Aplicar cualquiera de las medidas previstas en los numerales II), IV), y VI) del Artículo 314.

Párrafo I. A menos que se prorroguen conforme a lo previsto en el numeral V) del Artículo 314, las medidas otorgadas con arreglo al presente artículo quedarán sin efecto cuando se dicte una resolución sobre la solicitud de reconocimiento.

Párrafo II. El juez podrá denegar toda medida prevista en el presente artículo cuando esa medida afecte al desarrollo de un Procedimiento Extranjero Principal.

Párrafo III. Cuando el deudor tenga un Establecimiento dentro de la República Dominicana, para solicitar las medidas a que se refiere este artículo será necesario demandar el reconocimiento del Procedimiento Extranjero de que se trate.

Artículo 313 – A partir del reconocimiento de un Procedimiento Extranjero Principal:

I) Se paralizará la iniciación o la continuación de todas las acciones o procedimientos individuales que se tramiten respecto de los bienes, derechos, obligaciones o responsabilidades del deudor;

II) Se suspenderá toda medida de ejecución contra los bienes del deudor, y

III) Se suspenderá todo derecho a transmitir o gravar los bienes del deudor, así como a disponer de algún otro modo de esos bienes.

Párrafo I. El alcance, la modificación y la extinción de los efectos de paralización y suspensión de que trata el primer párrafo de este artículo estarán supeditados a lo establecido en el Capítulo I del Título Segundo de esta Ley, sobre la suspensión de los procedimientos de ejecución durante la reestructuración mercantil.

Artículo 314 – Desde el reconocimiento de un Procedimiento Extranjero, de ser necesario para proteger los bienes del Deudor o los intereses de los acreedores, el Representante Extranjero podrá solicitar al juez toda medida apropiada, incluidas las siguientes:

I) Suspender toda medida de ejecución contra los bienes del deudor, en cuanto no se haya paralizado con arreglo al numeral II) del primer párrafo del Artículo 313;

II) Suspender el ejercicio del derecho a transmitir o gravar los bienes del Deudor, así como a disponer de esos bienes de algún otro modo, en cuanto no se haya suspendido ese derecho con arreglo al numeral III) del anterior artículo 313;

III) Disponer la presentación de pruebas o el suministro de información respecto de los bienes, negocios, derechos, obligaciones o responsabilidades del deudor;

IV) Instruir a la Centro de Reestructuración Mercantil de la Cámara de Comercio para que designe a un Conciliador o Liquidador para la administración o la realización de todos o de parte de los bienes del Deudor, que se encuentren en el territorio nacional;

V) Prorrogar toda medida cautelar otorgada con arreglo al Artículo 312; y

VI) Conceder cualquier otra medida que, conforme a esta Ley, sea otorgable al Conciliador o al Liquidador.

Párrafo I. A partir del reconocimiento de un Procedimiento Extranjero, el Representante Extranjero podrá solicitar al tribunal que instruya al Centro de Reestructuración Mercantil de la Cámara de Comercio que designe a un funcionario para la distribución de todos o de parte de los bienes del deudor que se encuentren en el territorio dominicano, siempre que el juez se asegure de que los intereses de los acreedores domiciliados en República Dominicana están suficientemente protegidos.

Párrafo II. Al decretar las medidas previstas en este artículo a favor del representante de un Procedimiento Extranjero no Principal, el juez deberá asegurarse de que las medidas así acordadas atañen a bienes que, con arreglo a las leyes Dominicanas, hayan de ser administrados en el marco del Procedimiento Extranjero no Principal o que atañen a información requerida en ese Procedimiento Extranjero no Principal.

Artículo 315 – Al conceder o denegar una medida en los términos de los artículos 312 ó 314, o al modificar o dejar sin efecto esa medida, el juez deberá asegurarse de que quedan debidamente protegidos los intereses de los acreedores y de otras personas interesadas, incluido el deudor.

Párrafo I. El juez podrá supeditar toda medida decretada con arreglo a los artículos 312 ó 314 a las condiciones que juzgue convenientes, pero deberá motivar debidamente la misma.

Párrafo II. A instancia del Representante Extranjero o de toda persona afectada por alguna medida decretada al tenor de los citados Artículos 312 ó 314, o de oficio, el juez podrá modificar o dejar sin efecto la medida. El trámite se hará en la vía incidental.

Artículo 316 – A partir del reconocimiento de un Procedimiento Extranjero, el Representante Extranjero estará legitimado para pedir al Verificador, Conciliador o al Liquidador, que inicie las acciones de recuperación de bienes que pertenecen a la masa y de nulidad de actos celebrados en fraude de acreedores conforme a lo establecido por esta Ley.

Capítulo IV Cooperación con Tribunales y Representantes Extranjeros

Artículo 317 – En los asuntos indicados en el Artículo 294, el tribunal, el Verificador, el Conciliador o el Liquidador, deberán cooperar, en el ejercicio de sus funciones y en la medida en que sea posible, con los tribunales, representantes extranjeros y con las entidades competentes para conocer y llevar casos de Reestructuración Mercantil.

Párrafo I. El tribunal, el Verificador, el Conciliador o el Liquidador, estarán facultados, en el ejercicio de sus funciones, para ponerse en comunicación directa sin que sean necesarias cartas rogatorias u otras formalidades con los tribunales o los representantes extranjeros.

Artículo 318 – La cooperación de la que se trata en el artículo 317 podrá ser puesta en práctica por cualquier medio apropiado, y en particular mediante:

I) El nombramiento de una persona o de un órgano para que actúe bajo la dirección del tribunal, del Conciliador, del Verificador o del Liquidador;

II) La comunicación de información por cualquier medio que el tribunal, el Verificador, el Conciliador o el Liquidador consideren oportuno;

III) La coordinación de la administración y la supervisión de los bienes y negocios del deudor;

IV) La aprobación o la aplicación por los tribunales de los acuerdos relativos a la coordinación de los procedimientos; y

V) La coordinación de los procedimientos que se estén siguiendo simultáneamente respecto de un mismo deudor.

Capítulo V Procedimientos Paralelos

Artículo 319 – Después del reconocimiento de un Procedimiento Extranjero Principal, sólo se podrá iniciar un procedimiento de reestructuración mercantil o Liquidación Judicial con arreglo a esta Ley cuando el deudor tenga bienes en la República Dominicana. Los efectos de este procedimiento se limitarán a los bienes del deudor que se encuentren en el país y, en la medida requerida para la puesta en práctica de la cooperación y coordinación previstas en los Artículos 317 y 318, a otros bienes del deudor que, con arreglo al derecho interno de República Dominicana, deban ser administrados con arreglo a esta Ley.

Artículo 320 – Cuando se estén tramitando simultáneamente y respecto de un mismo deudor un Procedimiento Extranjero y un procedimiento con arreglo a esta Ley, el juez procurará colaborar y coordinar sus actuaciones con las del otro procedimiento, conforme a lo dispuesto en los artículos 317 y 318 de la misma, en los términos siguientes.

Párrafo I. Cuando el procedimiento seguido en la República Dominicana esté en curso en el momento de presentarse la solicitud de reconocimiento del Procedimiento Extranjero:

I) Toda medida otorgada con arreglo a los anteriores Artículos 312 ó 314 deberá ser compatible con el procedimiento seguido conforme a esta Ley; y

II) De reconocerse el Procedimiento Extranjero en República Dominicana como Procedimiento Extranjero Principal, el artículo 316 no será aplicable.

Párrafo II. Cuando el procedimiento seguido de acuerdo a esta Ley se inicie tras el reconocimiento, o una vez presentada la solicitud de reconocimiento del Procedimiento Extranjero:

I) Toda medida que estuviera en vigor con arreglo a los mencionados Artículos 312 ó 314 será reexaminada por el juez y modificada o revocada en caso de ser incompatible con el procedimiento seguido conforme a esta Ley; y

II) De haberse reconocido el Procedimiento Extranjero como Procedimiento Extranjero Principal, la paralización o suspensión de que se trata el citado Artículo 316 será modificada o revocada en caso de ser incompatible con el procedimiento abierto conforme a esta Ley.

Párrafo III. Al conceder, prorrogar o modificar una medida otorgada a un representante de un Procedimiento Extranjero no Principal, el juez deberá asegurarse de que esa medida afecta a bienes que con arreglo al derecho dominicano, deban ser administrados en el Procedimiento Extranjero no Principal, o concierne a información requerida para ese procedimiento.

Artículo 321 – En los casos contemplados en el Artículo 294, cuando se siga más de un Procedimiento Extranjero respecto de un mismo deudor, el juez procurará que haya cooperación y coordinación con arreglo a lo dispuesto en los Artículos 317 y 318 serán aplicables las siguientes reglas:

I) Toda medida otorgada con arreglo a los citados artículos 312 ó 314 a un representante de un Procedimiento Extranjero no Principal, una vez reconocido un Procedimiento Extranjero Principal, deberá ser compatible con este último;

II) Cuando un Procedimiento Extranjero Principal sea reconocido, tras el reconocimiento o una vez presentada la solicitud de reconocimiento de un Procedimiento Extranjero no Principal toda medida que estuviera en vigor con arreglo a los mencionados artículos 312 ó 314 deberá ser reexaminada por el juez y modificada o dejada sin efecto en caso de ser incompatible con el Procedimiento Extranjero Principal, y

III) Cuando, una vez reconocido un Procedimiento Extranjero no Principal, se otorgue reconocimiento a otro Procedimiento Extranjero no Principal, el juez deberá conceder, modificar o dejar sin efecto toda medida que proceda para facilitar la coordinación de los procedimientos.

Artículo 322 – Sin perjuicio de los derechos de los titulares de créditos con privilegio especial, con garantía real o de los derechos reales, un acreedor que haya recibido un pago parcial respecto de su crédito en un procedimiento seguido en un Estado extranjero, con arreglo a una norma relativa a la insolvencia, no podrá recibir un nuevo pago por ese mismo crédito en un procedimiento de insolvencia que se siga con arreglo a esta Ley respecto de ese mismo deudor, en tanto que el dividendo recibido por los demás acreedores de la misma categoría sea proporcionalmente inferior al pago ya recibido por el acreedor.

Título Séptimo Disposiciones Diversas SUMARIO Título Noveno Rol de la Centro de Reestructuración Mercantil de la Cámara de Comercio