La violencia contra la mujer perjudica a las empresas

La violencia contra la mujer perjudica a las empresas

El 8% de microempresas quiebra por la violencia familiar. $120 millones es la pérdida. El 38% de las compañías registra casos de violencia. Uno de los sectores afectados es el florícola.

florícola

Quito.- Los efectos de la violencia familiar contra las mujeres no solo se reflejan en daños físicos o psicológicos. También traspasan al ámbito empresarial.

Según el estudio El impacto económico de la violencia contra las mujeres en los sectores empresariales de Ecuador y Perú, el 48,7% de mujeres trabajadoras en Ecuador ha sufrido agresiones, mientras que en Perú la tasa es del 38,9%.

Arístides Vara, autor del libro, señala que el 95% de empresas en Ecuador son pequeñas y medianas. Ahí trabajan alrededor de 1,5 millones de personas, de los cuales 850 mil son mujeres. De esta cifra, 400 mil han sido víctimas de violencia. (ver datos en el recuadro con el porcentaje de quiebra de las empresas, la actividad productiva que registra más violencia, el número de días que las mujeres no trabajan por acudir a un especialista, entre otra información.)

El 15% de las empresas afirma no haber registrado casos de violencia familiar. Sin embargo, en todas las empresas hay mujeres que han sido violentadas. El resultado es que las compañías pierden $120 millones anuales.

“Una mujer maltratada no solo ve daños en su salud y en su integridad sino que afecta la sostenibilidad de sus empresas por dos razones”.

La primera es la ausencia en el trabajo por incapacidad laboral, y la segunda, los gastos para atender el problema con un especialista.

El 86% de microempresarias no recibe todos sus ingresos porque usa el tiempo de trabajo para ir a una cita médica. Ellas gastan alrededor de $185 mensuales. El monto que invierten todas las mujeres en un médico es de $23 millones cada año.

El 69% de propietarias de una pequeña empresa tiene gastos elevados para atender su salud, que en ocasiones superan el 100% de sus ingresos.

Cuando los gastos son demasiado altos, el 36% descapitaliza sus negocios para llevar su problema a un profesional.

Con estos gastos, una microempresaria corre el riesgo de que su negocio no prospere o cierre.

El 50% de mujeres dueñas de un negocio no invierte para que haya un crecimiento, el 30% no recapitaliza la empresa, el 12% no destina recursos para la sostenibilidad y el 8% quiebra.

Pero esta situación no solo se observa en los negocios propios sino en actividades en relación de dependencia.

Uno de los más representativos es el sector florícola.

Por otro lado, Perú registró 450 mil maltratos  por parte de 910 mil agresores e año pasado. También se conoce que el 15% sufrió de maltratos antes de 2012 y el 62% dice no haber sido víctima de agresiones. Sin embargo, el 47% de las empresas dice que no hay casos, el 38% que sí y el 15% que hubo en el pasado.

De las 100 empresas encuestadas, el 92,1% dice que la violencia ha afectado la productividad. Esto se da porque el 35,4% de las trabajadoras ha sido despedido, el 35,2% ha recibido una amonestación, el 77,2% ha bajado su rendimiento, el 70,9% ha faltado algunos días a trabajar y el 60,8% ha llegado tarde.

Vara señala que el sector empresarial ha estado alejado de este problema por considerarlo privado. Es por eso que se necesitan políticas público-privadas para abordar este tema.

Es por esta razón que la creación de políticas público-privadas ayudaría a reducir el maltrato a la mujer, no solo en el ámbito familiar sino en el área laboral

Un área fundamental para María Eugenia Lima, presidenta de la Fundación Familia y Mujer Andina, es el acceso al microcrédito.

El monto que destina el Estado pasó de $42 millones en 2002 a $2 430 en 2012, lo que equivale al 4% del Producto Interno Bruto (PIB).

Pese al aumento, no todas tienen acceso a préstamos con bajos intereses por lo que resulta difícil abrir un negocio propio..   (JMM)

Los  estragos  de una pesadilla

Mil mujeres han sido violentadas de un total de 850 mil.

De cada 10 mujeres sufre violencia de su expareja.

De cada 10 mujeres han sufrido maltrato en el sector florícola.

El 54 por ciento de empresas acepta que han habido casos de maltrato familiar.