Más de 54 mil empresas chicas en el margen de la inviabilidad económica

Más de 54 mil empresas chicas en el margen de la inviabilidad económica

Unas 53.500 empresas catalogadas como unipersonales se colocaron desde ayer en los márgenes de la inviabilidad económica y financiera, al establecer que el Decreto 1549 de incremento salarial les obliga a implementar programas de reestructuración de personal, reajuste en los precios de sus productos y, en su caso, transferir la factoría al sector informal, para salvarse de la quiebra.

gobierno-y-empresarios

El Gobierno, mediante D.S., impuso su nueva política salarial, cuya incidencia directa presiona sobre la competitividad que debe tener cada producto para competir en el mercado abierto. El sector exportador, que ha cerrado acuerdos y contratos fijos en el nivel internacional, ha expresado su preocupación porque se vislumbran días negros para su economía, toda vez que se dimensionan grandes pérdidas en la presente gestión.

Las micro, pequeñas y medianas empresas serán afectadas por la política salarial con el riesgo de cerrar sus operaciones o, por el contrario, realizar serios reajustes para cumplir con la obligación de negociar un incremento salarial, sobre la base de un 8% y un 20% al salario mínimo nacional.

A enero de 2013, la base empresarial del Registro de Comercio (Fundempresa) contabilizó 71.748 empresas, de las cuales 53.567 son unipersonales, es decir un 74.03% del total. Se trata de emprendimientos familiares sin mucho capital, pero que deben soportar la creciente presión impositiva, obligaciones de carácter social y la política salarial del Gobierno.

El vicepresidente del Conglomerado Textil Boliviano (Cotexbo), John Pacheco, explicó que deberá hacerse un reajuste en la estructura de precios, lo que quitará competitividad a los productos ante los clientes tanto nacionales como extranjeros.

“Puede tener un efecto realmente lapidario en muchas empresas de este tipo, si bien se aumentaría el salario, pero no va estar garantizada la estabilidad laboral, porque la empresa podría cerrar. Sin los trabajadores no hay empresas, pero si la empresa desaparece deja desamparado al trabajador”, advirtió.