Organización sindical exige se cumplan derechos laborales

Organización sindical exige se cumplan derechos laborales

Juan Carlos Martínez, Secretario General del Sindicato de Trabajadores de la Industria Automotriz Salvadoreña (STIAS); Flanklin Martínez, representante de la Federación Sindical de El Salvador (FESS) denuncian al señor Daniel Enrique Cáder Zelaya de dejar encerrado los trabajadores dentro del taller DALEX.

DALEX

El Salvador.- La Federación Sindical de El Salvador (FESS) denunció al propietario del taller “Dalex”, por presuntamente violentar los derechos laborales de sus empleados.

Entre las arbitrariedades cometidas por el dueño del taller están la falta de pago a instituciones como el Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS) y Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP).

Además, la empresa no era responsable para pagar el sueldo de sus empleados, la FESS aseguró que el aguinaldo lo pagaba en cuotas, las que terminaron de ser canceladas en meses resientes.

Debido a esta situación, los trabajadores interpusieron varias denuncias ante el Ministerio de Trabajo y Previsión Social (MTPS), institución que ordenó el cese de este tipo de acciones; sin embargo, estas continuaron.

El conflicto obrero-patronal se agudizó a partir del 20 de marzo, cuando el propietario del taller decidió cerrar el establecimiento, dejando a más de 63 trabajadores sin la posibilidad de llevar el sustento diario a sus familias.

La FESS denunció que en esa fecha el propietario ordenó cerrar el taller con los empleados dentro, por lo que a partir de esa fecha se mantienen en el lugar, con el objetivo de resguardar todo lo que allí se encuentra, ya que el propietario se declaró en quiebra, por lo que para pagar las indemnizaciones se tendría que vender la maquinaria y mobiliario del taller. Juan Carlos Martínez, secretario general de la seccional del Sindicato de Trabajadores de la Industria Automotriz Salvadoreña (STIAS), comentó que se ha intentado dialogar con el propietario del taller, pero que este se ha negado, retrasando la solución del problema.

Martínez denunció que como represalia a las acciones emprendidas por los trabajadores, el propietario envió una lista con sus nombres a otros talleres reconocidos, en la que supuestamente les acusa que, debido a sus acciones, tuvo la necesidad de cerrar el taller. El secretario general de STIAS pide que cesen las difamaciones en contra de los empleados, ya que les dificulta conseguir un nuevo empleo “a uno de los compañeros lo despidieron de una taller reconocido, por la lista negra que mandó”, aseguró Martínez.